Concepto editorial y diseño gráfico: P.A.R

Lo que tocan se convierte en oro. Iris Tarraga y Lucía Castro, de P.A.R se han responsabilizado del concepto editorial y el diseño gráfico de nuestro catálogo –que puedes descargar haciendo clic aquí. Desde su estudio en Barcelona se dedican a agitar su campo de acción a golpe de creatividad y frescura. Y combinando esa actitud transgresora con la armonía y el equilibrio en sus diseños, así como la precisión en tipografía y color. ¿Será por eso que las elegimos para Diabla?

Su estilo es claro y directo, pero el mimo que han dedicado a Diabla se nota página a página. Iris y Lucía son mujeres de gran talento que hoy se dejan robar unos minutos para respondernos unas cuantas preguntas en compañía del precioso Teckel que les acompaña en su estudio.

Aunque Gandia Blasco Group ha cumplido 80 años en 2021, Diabla es su marca más joven. ¿La conocíais antes de esta primera colaboración? ¿Qué es lo que más os impactó cuando os sumergisteis en su universo?

Lucía: La marca no la conocíamos, la conocimos cuando nos contactaron. Conocíamos a muchas marcas del sector ya que trabajamos bastante en este, pero no Diabla. Cuando entramos en su mundo, nos sorprendió el lenguaje narrativo que tiene y cómo la marca se expresa tanto mediante la imagen como por las sensaciones de uso de los objetos.

Iris: Personalmente, lo que más me sorprendió la primera vez que investigamos sobre ella fue la viveza de los tonos del producto. Y, sobre todo, los mundos y la actitud que toman las modelos en cada uno de esos mundos. El juego de simetrías de las modelos con el producto: es como si cada una de las imágenes fuera una obra de arte.

GRILL en el catálogo Diabla

Diabla es libertad, flexibilidad y experimentación. ¿También lo fue el encargo de su catálogo 2021?

L: Totalmente, y creo que este encargo refleja mucho la manera que tienen ellos de trabajar con sus colaboradores. En todo momento nos dieron mucha flexibilidad, tanto en el proceso creativo como en la toma de decisiones de producción. Todo lo que fue el proceso de trabajo con ellos fue muy flexible. Nos permitió hacer un proyecto editorial muy experimental de inicio a fin.

I: El proceso creativo ha sido muy flexible, en ningún momento nos han vetado nada. Desde un primer momento ellos nos propusieron el concepto y, a partir de ahí, planteamos varias ideas. Ha sido muy enriquecedor poder trabajar de esta manera, con este nivel de flexibilidad, porque al final le aporta un valor y una carga conceptual que liga absolutamente todo, desde el proceso creativo para el diseño de las colecciones, el concepto de las estaciones (que aporta valor al uso de cada colección durante todo el año) y el hecho de poder generar estos mundos Diabla y verlos a través de una estación, con el atrevimiento que ello supone. Ha sido un placer trabajar con esta flexibilidad, porque al final es lo que da peso a cada una de las decisiones de diseño que se toman.

¿Qué fue lo más fácil y lo más difícil de traducir la identidad de Diabla a un proyecto editorial?

L: Una vez entiendes el concepto de identidad de marca de Diabla, lo que intentas es llevarlo al terreno editorial y, en ese sentido, considero que no hemos tenido ningún tipo de dificultad a la hora de elaborar la pieza. Lo que se ha intentado es transmitir el carácter y la manera de mostrar el producto con sus singularidades. Por lo que dificultades no hemos tenido prácticamente ninguna a la hora de traducir esta identidad.

I: Realmente en el momento en el que te impregnas de todo este mundo Diabla es muy fácil adaptar la pieza editorial a ese lenguaje. Para nosotras ha sido muy natural.

Catálogo Diabla 2021

¿Cómo fue el proceso de diseño?

L-I: El proceso de diseño fue bastante experimental, ya que tuvimos mucha libertad, como comentamos. Además, el concepto de las estaciones nos dio mucho juego para probar diferentes layouts. Tratamos que tuvieran una relación gráfica con las experiencias que se pueden percibir en cada estación del año. La verdad es que fue muy experimental y enriquecedor.

Estamos ante un catálogo, pero bien podría tratarse de un álbum de viaje, una revista o incluso un libro. ¿Con qué definición os sentís más identificadas dada vuestra reconocida trayectoria en el mundo editorial?

L-I: Es difícil etiquetar esta pieza como una revista, un libro o un álbum de viaje. Lo que sí sabemos es que es una pieza Diabla y, al tratarse de una empresa que ofrece producto, por su propia definición sería un catálogo. 

La sostenibilidad juega un papel fundamental en vuestro trabajo. ¿Qué ha significado para vosotras haber tenido la ocasión de dar visibilidad a estos paisajes tan extremos y sobrecogedoramente hermosos de nuestro planeta?

L-I: Creemos que es interesante poder mostrar en una pieza editorial cómo se ha llevado el producto a diferentes lugares del mundo, lugares extremos (como glaciares o desiertos) y a la vez poder explicar cosas sobre ese territorio. Nos parecía algo fundamental en ese proyecto el poder mostrar la singularidad de esos espacios. 

Para nosotras, la responsabilidad a nivel sostenible no va tanto vinculada al contenido, sino al proceso que hemos llevado a cabo para la elaboración del catálogo. Sobre todo, nos referimos a una elección de materiales y de producción que sea sostenible. Por ejemplo, el hecho de no usar melaminados o colas, que el catálogo tenga un troquelado, que sea una cuerda el elemento de sujeción… Este tipo de decisiones son las que nos llevan a generar los proyectos de la forma más sostenible posible.

Portada Catálogo Diabla

El catálogo de Diabla puede descargarse desde su página web aunque seguramente estaréis de acuerdo con que no es lo mismo que olerlo y tocarlo. ¿Por qué el papel sigue teniendo esa magia inexplicable? ¿Qué se están perdiendo los no tan afortunados que solo pueden ojearlo desde su pantalla pero no archivarlo en su estantería?

L-I: Como hemos dicho antes, al no tratarse de un catálogo al uso, sino que tiene un formato distinto, tiene una tipología de encuadernación diferente. El plegado es diferente, tiene una camisa exterior reversible, la posibilidad del encarte interior… En general, se trata de una producción muy artesanal. Además, la impresión consta de unos cromatismos muy acentuados. El hecho de verlo digitalmente hace que pierdas esta parte sensorial y experimental que obtienes al manipular esta pieza editorial. Por tanto, creemos que es una pieza que gana mucho al contemplarla en tus propias manos.

Al ver las fotos de campaña de las nuevas colecciones, ¿pudisteis reprimir el impulso de probar cómo se sienten GRILL, LILLY, ARP o PLISY UP?

L-I: La verdad es que nos hubiese encantado probar todos los productos ¡y más aún si lo hubiésemos podido hacer en las localizaciones en las que se han ubicado!

Invierno en Catálogo Diabla

Confesad: ¿a qué paisaje extremo os gustaría viajar con Diabla?

L-I: Coincidimos en que los lugares que más nos llaman la atención son tipo cuevas, como la Cueva de los Verdes en Lanzarote o las Coves del Drach en Mallorca. También hemos oído hablar de unas cuevas de cristal en Islandia alucinantes. En general, nos encantaría viajar con Diabla a paisajes contemplativos y de una naturaleza extraña.

Y, si tuvierais que elegir, ¿en qué lugar y momento del año os escaparíais con Diabla? ¿Y con cuál de los últimos lanzamientos?

L-I: Si tuviésemos la posibilidad de elegir, iríamos a los glaciares, ¡pero solo acompañadas de PLISY UP!

¿Le ha gustado a Müller el resultado? ¿Creéis que le gustaría echarse una siesta en la casita Touffu?

Müller: ¡Aaaaaay! Sí, me gusta mucho el resultado. Me encantaría echarme una siesta en la casita Touffu en el campo de girasoles. Gracias por preguntar, ¡me voy a dormir!

Retrato P.A.R